Como sacarle el jugo al dinero

La única forma de gastar menos sin perder calidad de vida es actuando como un consumidor consciente. No es común que la gente nazca con esa cualidad. Pero es algo que se puede aprender.

Hay que adoptar buenos hábitos

Entre los pasos importantes de ese proceso de aprendizaje figuran la adopción de hábitos tales como la preparación de presupuestos personales, la confección de listas de compras, la comparación de precios, el uso sistemático de cupones de descuentos, la elección de productos genéricos en lugar de marcas y una mayor atención a las ofertas estacionales.

El conocimiento y la información, según CA, son la mejor defensa contra el bombardeo que invita a gastar fácilmente.

En el camino hacia el “consumidor inteligente”, el primer paso es la rutina del presupuesto y el seguimiento de los gastos.

Siempre hay gastos que se pueden eliminar

No desperdicie el dinero Elimine el Si se empieza por guardar los recibos de gastos en alimentos y por llevar una lista de compras para dos semanas, lo primero que se descubre, dice CA, es que uno tiene más de lo que se creía. “Inclusive, en los presupuestos más apretados hay desperdicios y dinero mal gastado que puede ser convertido en efectivo; ese dinero extra puede venir de los gastos de bebidas alcohólicas, revistas, comidas afuera o, simplemente, compras descuidadas”

Parte del aprendizaje de una mejor forma de gastar está en la comprensión de los trucos que usan los comercios para estimular el consumo. Aunque en eso no hay nada malo (“es negocio, no filantropía”, dice CA), hay que estar atentos a esas señales. Simplemente hay que preguntarse por qué los productos están expuestos donde están. ¿Puede estar la mejor compra en esos estantes coloridos al final del pasillo? ¿Por qué los artículos rebajados están en el último estante?

15 consejos prácticos

Los consejos de CA tienen varios denominadores comunes con los que da el Consumer Credit Counseling Service (CCCS), aunque son más amplios y en algunos casos obligan a una posición más activa como consumidores:

  • Antes de ir de compras, prepare una lista de compras y apéguese a ella. Considere los cupones de descuento antes de empezar a comprar.
  • Deje en su casa a los niños y a cualquier otro acompañante impaciente y así no se distraerá.
  • Conozca los precios de los productos y marcas que compra regularmente. Así también sabrá cuando se presenta una oferta más conveniente.
  • Use el precio por unidad (libra, cuarto de galón, etc.) para saber cuál es la mejor compra.
  • Compare el precio de la conveniencia: el alto costo de las comidas preparadas rara vez se justifica.
  • Aprenda a cocinar y aprenda sobre nutrición, y luego lea los contenidos en las etiquetas. Eso será bueno para su presupuesto y para su cuerpo.
  • Aproveche los productos estacionales: alcachofas en abril, fresas en julio, y así todo lo demás.
  • Vaya sumando el total de su gasto mientras compra y téngalo presente al pagar. Todos cometen errores. Y algunos supermercados dan descuentos si algún producto se marca erróneamente.
  • Aproveche lo que cada negocio tiene para ofrecer. Una tienda puede tener los precios bajos pero otro tal vez ofrezca doble cupón de descuentos. Y se puede ahorrar en los dos.
  • Compre productos genéricos o marcas propias de los negocios en productos básicos tales como harina, azúcar, sal, cloro, amoníaco y vinagre.
  • Compre a granel si usa mucho un producto y tiene espacio para guardarlo. En algunos comercios se pagan monedas por productos al por mayor.
  • Haga sus compras cada vez que pueda. Esa es una forma de mantenerse al día con los precios, y también de hacerse ver ante los comerciantes como un consumidor con dinero para gastar.
  • Cree un “shopping club” (club de compras) con amigos o amigas. Pueden comprar al por mayor y además turnarse para hacer las compras.
  • Haga su propio plan de comidas y escriba su propia lista de compras, inclusive si tiene una amiga que haga las compras por usted. Usted tiene que ser el responsable de su propia salud.
  • Si sufre alguna discapacidad, haga notar en el comercio cualquier problema que usted encuentre. Si los estantes están muy altos, o los pasillos son demasiado estrechos, o la lista de precios está en letras muy pequeñas, para usted será muy difícil gastar su dinero en esa tienda.

Las otras reglas del juego para el consumidor

Hay otras pequeñas reglas en el juego del consumo que son válidas en todas las situaciones, y que según Consumer Action pueden ayudar a ahorrar tiempo y dinero:

  • El comprador es el que tiene que estar atento y andar con cuidado no sólo ante posibles fraudes y estafas, sino también ante el marketing inteligente y la publicidad seductora.
  • Planee un presupuesto y sígale la pista a sus gastos. Saber lo que se quiere y dónde se está parado son sus pasajes al éxito.
  • Compare sus compras en todo, desde productos alimenticios hasta líneas de crédito.
  • Lea la letra pequeña de los contratos, avisos y garantías.
  • Cúidese de las compras impulsivas. Ningún negocio es tan bueno como para que nunca vuelva a presentarse.
  • Cúidese de dar a otros los números de sus tarjetas de crédito o de débito, así como de cuenta de cheques, especialmente por teléfono o en órdenes postales.
  • Lleve un buen registro de sus recibos, garantías, estados de cuentas bancarias y resúmenes de tarjetas de crédito.
  • Siempre haga que las promesas verbales queden también por escrito.
  • Nunca firme un contrato a las apuradas o deje espacios en blanco arriba de su nombre.
  • No se deje engañar por el crédito fácil. El crédito siempre es fácil. Lo difícil devolverlo.

Información es poder

La clave de esta conducta más inteligente por parte del consumidor es la información. O sea, “información es poder”. En cualquier comunidad, recomienda CA, abundan los servicios y productos gratuitos, así como la información que le ayudará a comprar mejor. Las librerías ofrecen libros a precios rebajados. Las bibliotecas públicas ofrecen muchas publicaciones, libros y periódicos. Y en muchas tiendas, videoclubes, farmacias y cafés hay periódicos gratuitos, catálogos y folletos con información gratis y ofertas que tal vez no estén a la vista.